Los robots ya campan a sus anchas en las clases de Infantil, Primaria y Secundaria de muchos colegios españoles. La asignatura de Tecnología, Programación y Robótica, que recoge las enseñanzas de STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) ya es obligatoria para los cursos de primero y tercero de Secundaria en la Comunidad de Madrid y se implanta como optativa en muchas otras comunidades. La elección de la programación y la robótica como tema de desarrollo curricular se ha tenido en cuenta por su facilidad para aplicar de manera práctica los conocimientos teóricos de diversas áreas de conocimiento.

STEM en Estados Unidos y el Reino Unido

Fuera del territorio, la asignatura invade también las aulas de Estados Unidos y Reino Unido. Un caso a destacar es el de las escuelas públicas de Chicago, el tercer distrito más grande de Estados Unidos, que han decidido introducir la asignatura “Computer Sciencie” como obligatoria para obtener el título de bachillerato de cara al 2020. Previamente, en 2013, el Reino Unido decidió también reformar su bachillerato para incorporar esta asignatura como cuarta ciencia en su temario.

ninos-ordenador

Beneficios pedagógicos de la asignatura

Los beneficios pedagógicos que acompañan a la iniciativa son numerosos, como ya comentábamos en nuestro anterior artículo. Además de entrenar su pensamiento computacional, capacidad de buscar soluciones y creatividad, desarrollan sus habilidades sociales y de trabajo en equipo necesarios para emprender sus propios proyectos en el futuro.

La programación de robots educativos proporciona una gran oportunidad de “aprender a aprender” a través del planteamiento de retos que los alumnos/as deben resolver, contribuyendo al aumento de la confianza ellos mismos y a la mejora de su autoestima.

Además, esta asignatura ayuda a asimilar los conceptos aprendidos en el resto de las ciencias implantadas en el currículo académico, como por ejemplo, las matemáticas o física. Por ejemplo, el procesamiento de la información que los robots reciben de sus sensores permite trabajar en el aula cuestiones como la medición y el cálculo de magnitudes, el uso de escalas, y la resolución de problemas basados en principios físicos.

Aprender programación y robótica es divertido

Se aprovecha el interés natural de los alumnos de crear, construir e inventar y el hecho de que disfruten tanto del trabajo en equipo. En la asignatura de programación y robótica los alumnos disponen de múltiples ocasiones para expresar y discutir sus ideas, escuchar a los demás y negociar entre ellos para llegar a la resolución de los retos. La satisfacción por los logros conseguidos es fundamental para su autonomía y autoestima.

Formación al profesorado

Para poder implantar la asignatura de programación y robótica, los profesores han tenido que acudir a formarse a diversos cursos privados, y es que ellos son el engranaje principal del éxito de la asignatura. En esta tarea destaca la importancia de formar a los docentes para que enseñen a sus alumnos de forma inteligente, no para que aprendan un programa o el funcionamiento de un robot, sino para que interioricen el pensamiento computacional y consigan solucionar problemas.

molino-de-viento-robotico

La programación y la robótica ganan peso en las aulas

La enseñanza de STEM tiene cada vez más peso en España y numerosos colegios se suman al uso de la programación y la robótica educativa para darles a los alumnos la oportunidad de aprender de la mano de las nuevas tecnologías.

¿Se ha unido ya el colegio de tus hijos a esta iniciativa?